Mucha gente piensa que las orquídeas son una planta difícil de cuidar. Pero realmente es una planta poco exigente que con unos sencillos requisitos básicos se mantendrá florida durante mucho tiempo.

Luz: necesitan mucha luz aunque hay que vigilar que no les dé el sol directamen

Temperatura: la temperatura ideal para la orquídea es entre 16 y 22ºC.

Humedad: necesitan mucha humedad.

Ventilaciónes necesario que la orquídea esté en un lugar fácil de ventilar, aunque hay que vigilar que no esté en un lugar por donde pase corriente de aire.

Riego: requieren de aproximadamente una riego por semana, pero puede variar según la época del año. Es recomendable regarlas por inmersión. Podemos saber si la orquídea necesita agua mirando sus raíces a través de la torreta de plástico transparente: cuando las raíces son verdes es señal de que la planta tiene suficiente agua. En cambio, si son grises nos indican que la planta necesita agua. Una vez regada, es necesario que dejemos que la planta expulse el agua sobrante.

Nutrientes: es aconsejable abonar la planta regularmente.

Transplante: es posible que pasados ​​dos años la orquídea necesite un transplante. En el momento de hacerlo, hay que tener en cuenta que las orquídeas utilizan un sustrato especial, elaborado con cortezas. Hay que utilizar siempre una torreta transparente, ya que las raíces de la orquídea hacen la fotosíntesis.

Poda: hay diferentes opiniones sobre cuándo se deben cortar los tallos de las orquídeas. Una vez se ha secado el tallo, sí es necesario cortarla desde la base. Si los tallos han perdido todas las flores pero se mantienen verdes podemos no cortarlas o cortarlas por la base justo por encima del primer nudo.